CEIEC Vinculos Contacto
¿A quién enseña la escuela hoy?

"¿A quién enseña la escuela hoy?"

Documento de Hurlingham 2004

Mensaje de los Docentes reunidos en el Tercer Congreso Regional de Educación

Educar es la misión que asumimos por un compromiso y una realización personal, que no es sólo la nuestra como docentes, sino la de cada uno de nuestros alumnos, como personas. Este compromiso también es con la sociedad, en la que vivimos y a la que queremos contribuir con nuestra voluntad de cambio. Y con la escuela, escenario de encuentros posibles, pero fundamentalmente de aquel que es y da sentido a nuestra tarea, el encuentro con cada uno de nuestros alumnos, niños, jóvenes y adultos a quiénes y por quiénes nos hemos reunido, hemos reflexionado y queremos hacer llegar este mensaje.

Necesitamos cambiar nuestra escuela adaptándola a las necesidades actuales, pero esto no podemos hacerlo sin Ustedes, nuestros alumnos. No queremos una escuela que sólo cumpla con la misión de contención, porque sabemos que ustedes necesitan mucho más que eso para sus vidas. Construimos juntos una escuela para la transformación social. Una escuela que cambie los mensajes negatibistas en contenidos de esperanza; la abulia en el sentido del esfuerzo y la indiferencia en saberes comprometidos.

Sabemos que el modelo de nuestras escuelas muchas veces no los convoca, pero a ella no la hacemos solamente nosotros. Ustedes también son responsables de construir cada escuela como un espacio digno para vivir y crecer juntos. También los jóvenes pueden encontrar en sus escuelas un lugar donde convocar a otros jóvenes para que puedan ser protagonistas de su propia historia.

Muchas veces encontrarán quienes no los valoren, ni valoren lo que ustedes puedan. Defender y transformar la educación es un acto de valoración de sus propias vidas. No esperen que el estudio en sí mismo les brinde el mejor futuro. El futuro no es el que se recibe, sino el que se construye. Y no queremos decir que ustedes simplemente "son el futuro", porque ustedes para nosotros "son el presente". Y por este presente tan valioso es que hemos decidido trabajar fuertemente en algunos temas ante los que nos expresamos:

  1. La falta de motivación de los jóvenes ante el estudio: tiene que ver con los estilos docentes; con el compromiso que sumimos; porque lo que pasa en el aula no responde a sus intereses; por considerar los saberes como no válidos; con la incertidumbre; la falta de garantía respecto a la promoción social a través del estudio; falta de códigos comunes entre la escuela y la familia.
  2. Nuestros alumnos esperan de nosotros: autoridad académica; atención; escucha; respeto; códigos y límites claros; compromiso predicado con el ejemplo.
  3. Deberíamos cambiar: Nuestros tiempos y los institucionales; Nuestro proceder al momento de acercarnos a la formación docente; Acercar la tecnología a todos; Mayor compromiso en la tarea; No ser tan reglamentaristas.
  4. Lo más valioso que nuestra experiencia docente nos ha enseñado es: Que ustedes son mucho más que lo que aparentan y sobre todo mucho más de lo que muchos de ustedes mismos creen; La sinceridad y el vínculo afectivo que generan; La espontaneidad que poseen; Los intereses y capacidades diferentes que nos enriquecen; La franqueza y la entrega que brindan al saber que pueden confiar; El sentido de justicia y de verdad; Que a pesar de todo, la mayoría no se rinde.
  5. Que la diferencia entre los saberes del aula y de la vida se deben: a la falta de significatividad de los saberes del aula; a que la escuela trabaja demasiado de puertas adentro; porque aún la escuela no ha aprendido lo suficiente.
  6. Las comunidades educativas piensan preocupadas en las siguientes urgencias: violencia; carencias culturales; la revaloración de la persona; trabajar intensamente sobre el valor del Ser, más que en el parecer o el tener que hoy predominan; el peso de la imagen por sobre lo escrito; la capacitación docente; la deserción escolar; la formación del preescolar como obligatorio.
  7. Pensando en temas a cordar entre las familias y la escuela: valores como respeto, compromiso, esfuerzo, solidaridad, límites; en que la exigencia no es algo en contra del alumno, sino a su favor; acuerdos de pautas y tiempos de trabajo; reinstalación de la cultura del esfuerzo.
  8. Les pedimos a las conducciones escolares: la desburocratización; mayor capacitación docente; la figura del preceptor en el primer ciclo; rejerarquización del trabajo pedagógico; mayor presencia de equipos de la Rama de Psicología en las escuelas; una mirada nueva para los nuevos problemas y así generar nuevas soluciones; mayor participación docente en el PEI; mayor trabajo crreativo y en equipo; mayor flexibilidad, apertura e intercambio.
  9. A los equipos técnicos les pedimos: Incremento de personal; mayor presencia en las escuelas; mayor cercanía con los docentes; devoluciones más rápidas y menos técnicas; reinstalación de los E.O.E en el nivel polimodal con alumnos de alto riesgo.
  10. Por último y lo expuesto queremos decirles a nuestros alumnos:

Queremos cambiar con y por ustedes. No buscar en la cultura de la eficacia valorarlos por lo que puedan producir o para lo que puedan servir. El amor, la comprensión, la solidaridad, la justicia, la patria, la amistad, la familia, no sólo valen porque nos sirvan, sino porque por ellos somos. Queremos junto a ustedes hacer una cultura cada vez más humana, en la que el saber resulte del encuentro de sos personas dispuestas al conocer y hagan de esto un acto creador, al que puedan llegar todos los seres humanos, todos los jóvenes y niños que hoy no puedden participar de él.

Queremos decirles por último que los queremos, que la felicidad de ustedes es parte de la nuestra y que sus temores y frustraciones también los aumimos. Estamos aprendiendo juntos, porque no sólo tuvimos que construir nuestra vida "sin libretos", sino escribir y leer junto a ustedes. Queremos pedirles que confíen en nosotros porque ustedes nos importan y creemos en cada uno de ustedes. Que decidan ser libres y no sólo lo intenten. Allí estaremos como cada día, abriendo con las puertas de cada escuela, jornadas de esperanza con cada uno de sus nombres.



Docentes asistentes al Tercer Congreso Regional de Educación - Hurlingham, 1º de Octubre de 2004