Catedra Instituto Universitario Casa CEIEC
Escenarios educativos en contexto– ( Reflexiones en voz alta )

En este escrito intentaremos presentar en que escenario actúan hoy las instituciones educativas y, a partir de él, dar unas sugerencias.
Las instituciones educativas se han convertido en uno de los últimos espacios institucionales de encuentro de nuestros jóvenes, a lo que se suma que en ellas se evalúa y además las reglas están muy presentes y se deben cumplir.
Los/as jóvenes que asisten a nuestras escuelas hoy, tienen una realidad de vida realmente diferentes a la de la década pasada, mientras que parecería que las instituciones, si bien han ido actualizando sus contenidos, aún siguen con muchos de los esquemas de otro tiempo. Tal vez para reforzar este concepto nada mejor que un ejemplo: la comunicación a través de chat, fotoloc o blog de los jóvenes, mientras en los profesorados los futuros docentes, al menos en la prov. de Bs. As., Argentina, no tienen computación como materia en su formación profesional.
Intentaremos citar algunos elementos de análisis que no podemos dejar de tener en cuenta al momento de intentar responder la pregunta de algunos docentes: “por qué están tan cambiados los chicos …”

El encierro:
En este tiempo, por diferentes motivos, el espacio público se ha convertido en un ámbito de derecho pero, en términos generales, cada vez de menor uso. La plaza, la vereda, el paseo en bicicleta por el barrio, se han ido reemplazando por actividades en espacios cerrados, entendiéndose, tal vez, como más seguros, entre otras razones.
Es complejo discernir si muchos de los juegos y actividades que realizábamos con nuestra infancia fueron reemplazados en la actualidad por juegos electrónicos o Chat, o bien son ellos los que vienen a cubrir la necesidad de ocupar el tiempo de “encierro”, “pero conectados”.
Existe otra modalidad de encierro que, al alejar la frontera con el afuera permite en el adentro “vivir una vida con más libertad”, aunque parezca una paradoja. Hablamos de quienes viven en country´s. En ellos, los niños continúan encontrándose con los amigos en la esquina, vemos bicicletas en los jardines y hasta vemos frentes de casas y sus ventanas sin rejas.

La soledad:
Se encuentra íntimamente ligada al encierro. Ésta puede desencadenar diferentes cuadros, fobias, pero tal vez el del Chat es uno de los mas actuales ya que es un medio virtual, en el que el/la joven puedo decir lo que quiere “sin quedar expuesto”, se siente próximo pero a la vez esta en el resguardo de su hogar. Lamentablemente algunas de estas vinculaciones son de un riesgo enorme.

Tribus urbanas:
A lo dicho, cabe también un apartado para aquellos que no resignan el espacio público, pero para poder abordarlo, toman la decisión de agruparse conformando las tribus urbanas. Se establecen reglas, símbolos, roles, territorios, es decir que se formaliza un espíritu de unidad que los hace fuertes para enfrentar a ese “afuera”, en el que hasta se establecen claramente aliados y enemigos.

Nuevos escenarios laborales:
Los padres actuales, biológicos o adoptivos, se encuentran muy comprometidos con lo laboral, por lo que se han hecho acreedores a tener “Hijos horizontales”. Este término implica que los tiempos de padres e hijos no coinciden, lo que implica que si bien la familia está constituida, esta atravesada por la ausencia.
Otra alternativa del nuevo escenario laboral y su influencia sobre la familia, es el trabajo en casa. Muchas empresas han liberado a sus empleados de asistir a ellas. Con la excusa de no cumplir horario ni tener que desplazarse, le entregan una notebook y conexión, convirtiéndolos en empleados on line.
Por último otra expresión fuerte vinculada a esta problemática es “Chicos huérfanos de padres vivos”, situación que se agrava en el próximo ítem, es decir cuando los niños/jóvenes esperan la presencia de un padre ausente y que tampoco vive con él.

Nuevas familias:
Las nuevas conformaciones familiares son un verdadero desafío al momento de analizar. Segundas nupcias en las que los hijos/as pueden aceptar roles de los nuevos actores, pero muchas veces quitándoles el status que los sustenta. Este vacío lacerante lleva a diferentes tipos de rupturas.
Las nuevas organizaciones familiares, las que se denominan “familias ensambladas”, son aquellas que el decir popular enunciaba hace algunos años como “los míos, los tuyos, los nuestros”. Familias formadas por matrimonios de gente divorciada o viuda que se ha vuelto a casar y en las cuales los hijos del matrimonio anterior conviven con la nueva pareja.

Problemas de conducta:
Tal vez en este ítem encontramos una de las variables más representativas de los chicos de este tiempo. Una generación que con un clic de Mouse busca y encuentra, debe someterse a los tiempos de la escuela que muchas veces responde a patrones no muy actuales. Lo cierto es que el tiempo de la banda ancha sobre el cual transitan nuestros jóvenes esta confrontando de forma cada vez más notoria, con la tolerancia. La hiperactividad, la incontinencia verbal, y hasta la violencia en sus diferentes modalidades, se encuentran cada vez más presentes en nuestras aulas.
Además, muchas veces la falta de estímulo, de proyectos, hace muy difícil y hasta absurdo proyectarse, lo que impulsa a los jóvenes a vivir el momento, el día a día. Y si además los ubicamos en un medio de riesgo, les solemos escuchar decir “estoy jugado”, lo que nos lleva preguntarnos que valor puede otorgar a otro, si él siente de sí, que no lo tiene?.

Ante lo expuesto, la escuela cómo actúa?. ¿Cómo se posiciona ante este escenario y qué estrategias elabora para poder actuar eficientemente en él?
Creemos que “La Escuela puede llegar antes”, en tanto tenga una actitud proactiva y además obre como una organización inteligente.
En primera instancia, llamemos a las cosas por su nombre:
Proactividad: Es la capacidad de anticipar situaciones y en consecuencia definir estrategias.
No significa sólo tener la iniciativa, sino además asumir la responsabilidad de cómo
reaccionar ante los estímulos del entorno.
Define Víctor Franki: 2“La libertad de elegir nuestra actitud frente a las circunstancias de
nuestra propia vida”.
2 Víctor Franki. Autor de “El hombre en busca de sentido”
Queda claro que la proactividad hace que las personas emprendan acciones y se aventuren a pesar de la incertidumbre; perseveran y persisten en sus esfuerzos; están orientadas a conseguir resultados tangibles.
Tener una actitud proactiva permite llegar antes a la problemática y así evitarla.
La actitud proactiva en un individuo es muchas veces natural y se desarrolla en función a los resultados que la misma le brinda, esto es que le da la posibilidad de destacarse, por lo que se siente estimulado a seguir ejercitándola.
Ahora bien, que pasaría si deseáramos trasladar esta propuesta a nivel institucional. Sería muy difícil trabajar sobre las actitudes, pero si podríamos hacerlo sobre sus dinámicas, acciones y resultados. Es en este análisis en el que nos encontramos frente a lo que denominamos organizaciones inteligentes.
Organización Inteligente: Es aquella que puede verse a si misma y a partir de ello puede elaborar estrategias de mejora y proyectivas. Tres podrían ser las características más destacadas al momento de analizar a una institución educativa como organización inteligente:
a) Información: Todos sus miembros, alumnos, docentes y directivos conocen sobre el desempeño óptimo de las personas, en cuanto a pensamiento y aprendizaje, así como del funcionamiento óptimo en cuanto a roles dentro de la organización.
b) Dinámica: Debe propender a generar energía positiva entre todos sus miembros.
c) Reflexión: “….es un lugar de reflexión en la doble connotación del término: atención y cuidado. En primer lugar, quienes la integran son sensibles a las necesidades del otro y los tratan con deferencia y respeto. En segundo lugar, la enseñanza, el aprendizaje y la toma de decisiones giran en torno al pensamiento. Es de capital importancia colocar el pensamiento en el centro de todo cuanto ocurre.” 3
Por lo expuesto, al preguntarnos si ¿ la escuela puede llegar antes ?, antes de los conflictos de aprendizaje, de atención o de violencia ( bulling), la respuesta no puede ser otra que sí.
Para poder hacerlo, debemos tener presente la actual problemática de nuestros/as alumnos/as, lo que permitirá dar sustento a la actitud proactiva. Si hay información, dinámica, compromiso, pasión y reflexión en nuestras escuelas, nuestros/as jóvenes tendrán reales oportunidades de aprendizaje: La teoría uno, dice: “La gente aprende más cuando tiene una oportunidad razonable y una motivación para hacerlo”.
De nosotros depende.
Lic. Marcelo López Birra.
Cátedra UNESCO “Educación para la Paz y la Comprensión Internacional”.
Director Gral.

Artículo publicado en la Revista Cultural de la Facultad de Educación “Educatempo”, de la Universidad Inca Garcilaso de la Vega. Lima -Perú.
3 David Perkins. La escuela inteligente. Gedisa. Barcelona-España. 1997.