Catedra Instituto Universitario Casa CEIEC
Educación en Valores




Una mañana ingresé a un aula en la que se estaba desarrollando una clase de "formación humana", un espacio institucional para la reflexión. Un alumno se encontraba citando y cantando los versos de la canción de Pink Floyd "another brick in the wall": "...no necesitamos más educación, ni control de nuestras mentes, no queremos más sarcasmo en las clases, maestros dejen a los niños en paz...".

Lejos de ser un momento de protesta contra su docente, era un momento en el que los alumnos se encontraban debatiendo sobre la autenticidad de la educación que recibían para sus vidas. Y digo autenticidad y no utilidad, ya que ellos no se preguntaban “para qué les serviría todo eso” sino “qué tenía que ver todo lo que vivían en la escuela y en las aulas con sus propias vidas”. Luego de ese momento me sumé a la reflexión junto al docente y presencié la misma experiencia que alguna vez, como alumno, había tenido: la necesidad de encontrar un espacio donde poder desnudar los temores, las inquietudes, las formalidades “informales” de todo adolescente en crecimiento.

Y lo tomamos de esta manera, como un espacio posible para la palabra, para el diálogo en su pleno sentido etimológico: “dia – logos”, la razón buscada y encontrada de a dos, en la lógica cooperativa de quiénes se preguntan y cuestionan mutuamente, pero fundamentalmente se escuchan, ya que el escenario simple y posible para la palabra es el silencio y la escucha atenta.